Fátimah Zahra', un ejemplo para todas las Mujeres del Mundo

Fátimah Zahra', un ejemplo para
todas las Mujeres del Mundo

  • ¿Que motivo lo llevó a escribir el libro "La Dama ejemplar del Islam"?

Respuesta: El libro "La Señora ejemplar del Islam" fue mi segunda obra la cuál escribí en 1970. Durante mucho tiempo se me presentaba en mente una pregunta que debería haber una familia ejemplar que pudiésemos presentar a la sociedad como modelo, de la que las mujeres y los hombres en todos los aspectos tomasen de ella lecciones de la vida. La mejor familia para este propósito que pude tener en mente fue la familia de 'Alî Ibn Abî Tâlib (P) y Fátima Zahra' (P), ya que de entre los hombres después del Mensajero de Dios (BP), el príncipe de los creyentes, 'Alî (P) y de entre las mujeres Fátima Zahra' (P) son los mejores seres humanos y dos grandes personajes del Islam. Estos dos grandes personajes ya que eran inmaculados cumplían completamente con todas sus obligaciones religiosas, vivieron basados en los valores divinos y pueden ser el mejor ejemplo para las familias tanto en los asuntos matrimoniales como en las relaciones internas de la familia, en el trato conyugal, en la educación de los hijos, en la administración del hogar y otros, así como en las relaciones sociales. Por ello decidí estudiar a esta familia y presentarla como un prototipo.

Para expresar la vida familiar de esta pareja honorable podía empezar de dos formas: Primera, mencionando el método para analizar las virtudes naturales de los dos. El príncipe de los creyentes, 'Alî (P) y la honorable Fátima Zahra' (P), cada uno desde el punto de vista de su castidad tienen virtudes naturales que analizarlas ocuparía un capítulo muy extenso. La segunda forma era expresar el comportamiento familiar y a veces social de estos dos honorables, que formaba nuestro propósito principal, y si en ese libro más o menos se expuso respecto a la primera de estas dos formas, fue también con el propósito de presentar su planificación en la práctica y comportamiento de esta pareja honorable.

En un principio pensé que nuestras fuentes islámicas respecto a la vida de Fátima Zahra' (P) eran ricas y contenían gran información, pero durante el trabajo me percaté que por desgracia poseemos muy poca información, ya que el tiempo de vida de Fátima Zahra' (P) y en especial el tiempo de su vida familiar fue muy corto. Además esta honorable pasó gran parte de la vida dentro del hogar atendiendo sus obligaciones principales, siendo ésta otra de las razones por la que se cuenta con menos información respecto a ella, y por lo que carecemos de amplios temas respecto a los detalles de la conducta de Fátima Zahra' (P). Por otra parte las mujeres en esa época tenían limitaciones y como consecuencia de estas limitaciones provocó que nadie pusiese atención en los detalles de su conducta. Generalmente los asuntos en este campo no son considerados importantes, como para exponerlos. Nosotros nos enfrentamos con estas dificultades pero tratamos de utilizar y sacar una conclusión de cualquier tema, aunque fuese parcial.

Al ir avanzando gradualmente en la investigación se volvía más atractivo para mí ya que había encontrado un aspecto espiritual. La personalidad completa de Fátima Zahra' (P) había influido intensamente en mí; en tal forma que al estar escribiendo constantemente me hacia llorar. Me encontraba absorto. Cada vez me motivaba más para continuar este trabajo. Tal vez sea pertinente recordar aquí una anécdota:

Cuando terminé de escribir el libro susurraba yo mismo con esta honorable y le decía: "¡Oh, hija del Profeta! Si esta obra es aceptada por ti, quiero que me premies". En la situación que me encontraba era imposible que pudiese realizar la peregrinación, ya que no quería ir como religioso de la caravana o cubriendo otro puesto. Tampoco quería ir en lugar de otra persona (ya fuese que estuviese imposibilitada o hubiese fallecido), y por otra parte no contaba con la suma requerida para pagar mi viaje. Naturalmente había perdido las esperanzas por ello dije a la honorable Fátima Zahra' (P): "El premio que pido de usted es ir a la peregrinación. Quiero pagar este viaje con mi propio dinero para que sea una peregrinación satisfactoria".

Un día me dirigía a pie hacia mi casa en Qom, cuando de repente un señor que hasta ese día nos conocíamos en forma somera detuvo su auto y se ofreció a llevarme. Me subí. Preguntó: "¿Dónde vive?" Y me acompañó. Cuando llegamos a casa me dijo: "Queremos escribir para algunas escuelas en Teherán libros de enseñanza religiosa y contamos con el permiso del Ministerio de Educación Pública para ello. Me pareció pertinente concederle este trabajo a usted, para que con la ayuda de otros podamos preparar un libro apropiado para este propósito".

Este trabajo, que hasta entonces no había desarrollado ninguna actividad en el campo de libros para niños, me pareció muy difícil por ello dije: "No puedo". Pero él insistió y a la hora de irse persistente decía que lo hiciese. Colocó sobre la mesa dos billetes de mil tomanes (moneda iraní), que en ese entonces acababan de salir al mercado, y se fue. Me esforcé durante un tiempo para preparar lo necesario e iniciar este trabajo hasta que nuevamente este señor vino a mi casa. Por más que traté de rechazarlo él no aceptó y dijo: "Este libro tiene que escribirlo usted". Nuevamente cuando se iba colocó sobre la mesa dos mil tomanes más, esto sumaba cuatro mil tomanes.

Sin otra alternativa este trabajo me había sido otorgado. En ese entonces en la calle de Safaieh podía uno inscribirse para ir a la Meca. Tome estos cuatro mil tomanes y me inscribí. Quinientos tomanes más necesitaba para este viaje que no recuerdo de donde los obtuve. De cualquier forma ese año fui a la peregrinación. Después de este viaje hice otros en las mejores condiciones tuve el gusto de visitar la Casa de Dios. En dos de mis viajes pude también entrar en la Ka'bah (acto muy importante y casi imposible) y esto lo considero únicamente como un favor de Fátima Zahra'(P).

Después de veintisiete años de haber escrito el libro de "La Dama ejemplar del Islam", con el favor de Dios Todopoderoso este libro aproximadamente por lo menos se reimprime una vez y en ocasiones hasta dos veces cada año. Ha sido traducido a varios idiomas y ahora a pesar de que han transcurrido veintisiete años de que lo escribí todavía es considerado un libro fresco y nuevo y esto se debe únicamente a la atención y amabilidades especiales de Fátima Zahra' (P).

Siempre tuve la intención de agregar a este libro nuevos conceptos que pudiese encontrar más adelante en las narraciones y en el Sagrado Corán, o en caso de que recordase y cada edición cuenta con nueva información. Durante todo este tiempo repetidas veces he realizado numerosos cambios y añadido diversos temas, y muchas veces han sido efectivos y provechosos estos agregados en este libro.

  • ¿Qué estándares debe tener la mujer ejemplar? ¿Acaso el paso del tiempo puede tener efecto en esos criterios?

Respuesta: El paso del tiempo y los cambios que suceden en las condiciones de la vida del ser humano no provocan destrucción ni cambios en los aspectos ni en los fundamentos de ésta, sino que sólo cambian el exterior, la forma de vida y el método de las relaciones humanas. Por ejemplo, la naturaleza del ser humano en todas las épocas y para todas las generaciones es la misma. Parte de éstas son las costumbres divinas y las leyes de la existencia que son reglas que dominan la vida del ser humano. Todas son fijas e invariables. La relación del ser humano con Dios, con la sociedad –por ejemplo, con la familia- y con la naturaleza, es una relación que en la esencia de sí misma se somete a un fundamento fijo e invariable. Entonces Fátima Zahra' (P) como una mujer que sabía de estos valores y vivía según las normas divinas, puede ser un ejemplo para todos los seres humanos hasta el fin del mundo. En otras palabras puede decirse que tal y como la "religión" es un asunto fijo, el modelo puede ser también fijo y eterno. No es necesario que tomemos como modelo aquellas partes que por sí mismas carecen de perspectivas de valores y de fundamentos, y se derivan exactamente de las especialidades del tiempo y lugar. Sino que deberemos entender exactamente las normas y valores tomados del comportamiento de los Inmaculados (P) y realizar nuestras vidas conforme a aquello que demanda la época.

¿Acaso alguien puede pretender que el fundamento de elegir a su cónyuge apropiado, una vida sencilla, respeto y armonía recíproca entre la pareja, ser abnegado y sacrificarse para la vida, defender los derechos de la familia, veracidad y honestidad, dar importancia y esforzarse para educar a los hijos, sentir obligaciones ante la sociedad y asuntos parecidos a éstos, son asuntos que con el paso del tiempo cambian de valor y legitimidad? Todo esto podemos observarlo en la vida de la honorable Zahra' (P), y asuntos parecidos a éstos pueden ser un modelo eterno para todos.

  • ¿Cuáles fueron las características más importantes y las soluciones a los problemas que llamaron su atención en la vida de Zahra' (P)?

Respuesta: La verdad es que la vida de Fátima Zahra' (P) y 'Alî (P) desde todas las perspectivas es interesante y un modelo. Pero aquello que atrajo mi atención fue la sencillez con la que vivían. 'Alî (P) es la segunda personalidad en el Islam y el yerno del Profeta (P). Si no hubiese sido por los esfuerzos y ofrecimiento del Imâm 'Alî (P) el Islam no hubiese llegado tan fácilmente a obtener esas victorias. El fue una personalidad excelente desde cualquier perspectiva. Fátima Zahra' (P) fue también la mujer más valiosa, hija del Mensajero de Dios (BP) y respetada por él. Pero a pesar de todo esto vivían en el más bajo grado de sencillez. Ellos trataban de que su vida fuese más sencilla que el nivel de vida común de esa época. Soportaban las dificultades de la vida más que cualquier otro y Fátima Zahra' (P) se encontraba también lista para ello. Este asunto es muy importante ya que en esa época los tesoros públicos se encontraban en manos del Mensajero de Dios (BP) y, por ejemplo, podía haber preparado para su hija el mejor ajuar o podía haber ayudado a 'Alî (P) para que su vida mejorara, en agradecimiento a los servicios que había prestado en el sendero del Islam. Pero no lo hizo.

Fátima Zahra' (P) respetaba todos estos valores, soportaba todas estas dificultades con toda su alma, y nunca se quejaba ni buscaba pretextos. En una ocasión el Mensajero de Dios (BP) vio una cortina en casa de su hija Fátima (P). Cuando salió de la casa hacia la mezquita para realizar la oración Fátima (P) sintió que su padre se había molestado por la cortina que había colgado. La quitó y la envió con sus hijos a la mezquita donde se encontraba su padre. El Mensajero de Dios (BP) se alegró y dijo: "Mi hija hizo lo que yo quería". Toda su vida fue un ejemplo de sencillez y esto, en mi opinión, es muy importante.

  • ¿Por qué la vida con sencillez, evitar el consumismo y abstenerse de los lujos es considerada como virtud? Y ¿acaso esto puede ser recomendado a todos o sólo es para los gobernantes, líderes y sus familias?

Respuesta: Este es un fundamento general en el que las personas con posibilidades y ricas deberán ayudar a los niveles débiles y necesitados. Además de esto deberá vivirse en tal forma que se evite la reproducción e inclinación hacia los lujos entre los diferentes niveles de la sociedad, hecho que puede causar tristeza en los niveles inferiores. El Islam se opone completamente a la competencia en los lujos. Todo lo que se quiere gastar en éstos deberá gastarse para ayudar en los asuntos de la sociedad y a los necesitados. No obstante, los dirigentes y aquellos que desde el punto de vista político o religioso ocupan un puesto y son personalidades especiales deberán poner atención a este asunto. En caso de que quieran vivir también con lujos y se obliguen a sí mismos a tener comodidades, inclusive con sus propios bienes y ganados en forma lícita, los demás también querrán seguir este mismo método. Entonces la vida se volverá difícil para aquellos que no cuentan con una buena situación económica.

Otra pérdida que la sociedad puede tener desde este punto es el daño en los fundamentos de las creencias y los valores de la mente y el corazón de la gente, y se digan a sí mismos: "Cuando nuestras personalidades políticas y religiosos actúan así es evidente que lo importante es el dinero y lo material, mientras que lo demás no tiene valor".

Suponiendo que en la sociedad no hubiese indigentes ni necesitados, y la búsqueda del confort y lujos de los adinerados no tuviese efecto negativo en los demás, todavía aún así la vida con humildad tendría más valor y sería una obligación, ya que el Islam se opone a malgastar y derrochar, y rechaza estos actos aunque no exista en la sociedad indigente alguno. En lugar de que los capitales sean gastados en lujos y formalidades, deberán ser gastados en el sendero del desarrollo y sublimidad de la sociedad para que, tanto la gente como la sociedad desde cualquier perspectiva, se desarrolle y se fortalezca.

Para ello habrá que disminuir el interés e inclinación hacia el mundo material, ya que mientras más interés y dependencia se tenga del mundo material será mayor la separación de los valores no materiales. El interés hacia la riqueza no sólo significa tener dinero y gozar de todos las posibilidades buenas teniendo una vida llena de comodidades, sino que estimula un interés excesivo hacia estos asuntos. Inclusive puede ser alguien indigente, pero no por que le disgusten las riquezas, sino que tal vez tiene gran interés hacia lo material pero no ha podido triunfar en adquirirlo; o posiblemente alguien posee algo insignificante del mundo pero en esa misma medida esta enamorado y depende del valor que esto tenga.

Esta inclinación espiritual del ser humano es efectiva también en el método y camino de la adquisición de la riqueza. Si alguien está enamorado del mundo lo sigue por cualquier sendero posible, y en este sendero no evita ni teme ser opresor, tirano, pecador ni injusto. Pero alguien que no está enamorado del mundo ve obstruidos los senderos ilegales y se detiene al querer sobrepasar los límites y derechos de los demás.

Fátima Zahra' (P) era la hija del ocupante del rango de la profecía y esposa del ocupante del rango del wilâîah (supremacía del gobierno). Comparar la vida de esta honorable con los valores y conducta del Mensajero de Dios (BP) y de 'Alî (P), así como con su vida sencilla y atención hacia lo espiritual e inmaterial e interés que mostraba hacia las benevolencias de la sociedad, era algo que puede considerarse como uno de los secretos del éxito del Mensajero de Dios (BP).

Claro está, los valores de una vida con sencillez no eran exclusivos de la época del Profeta (BP). La gente espera de todos aquellos que claman y defienden el Islam y han sido presentados como personajes religiosos o representantes del gobierno islámico, que su forma de vida sea similar a la del Mensajero de Dios (BP), del príncipe de los creyentes 'Alî (P) y de Fátima Zahra' (P). Si la gente observa sencillez y desinterés del mundo en los sabios, en el sistema islámico y en sus delegados, esta misma gente los admirará y seguirá sus pasos. Pero si sucede lo contrario, y hay una gran distancia entre lo que dicen y lo que realizan, no les prestarán atención.

La gente dudará de la sinceridad del sabio y el sabio religioso y otros que narren la vida de Fátima Zahra' (P) y de 'Alî (P), elogien la justicia de 'Alî (P), hablen de los indigentes y necesitados, pero su casa y su vida –a pesar de que lo haya obtenido con dinero lícito– sea lujosa dirán: "'Alî (P) y el Mensajero de Dios (BP) trabajaban y seguramente su gran inteligencia e extraordinaria administración de éstos dio también un resultado muy bueno, pero en cuanto recibían algo lo daban de inmediato a los indigentes y necesitados". La gente espera también lo mismo de los representantes del gobierno.

En este aspecto existe una gran responsabilidad para los personalidades religiosas y representantes del gobierno islámico y deberán tener cuidado con su comportamiento, el de su familia y de quienes los rodean. Si ellos viven en forma correcta esto mismo es buena propaganda para Islam. Es cierto que en ocasiones también las mujeres con la competencia entre ellas inclinan a sus esposos hacia la avaricia, ambición y los lujos. Ellos deberán tomar como ejemplo la vida de Fátima Zahra' (P) y saber que si cometen un delito y no respetan su rango ni puesto, dañarán al sistema islámico y deberán responder a esto el día del juicio final.

 

  • ¿Cuál de las características de Fátima Zahra' (P) llamaron más su atención en el campo de las relaciones y acontecimientos sociales?

Respuesta: Fátima Zahra' (P) se presentó activa yen diferentes formas en las escenas políticas y sociales. Ella participó en los asuntos relacionados con la guerra e inclusive ayudó directamente en las actividades detrás del frente de batalla, contribuyó mental y espiritualmente, prestó ayuda al príncipe de los creyentes, 'Alî (P) en los asuntos referentes al ÿihâd (lucha santa), realizó reuniones de enseñanza y educación y muchos otros actos similares a éstos. Pero en mi opinión el asunto más importante que Fátima Zahra' (P) atendía era defender el derecho del wilâîat o supremacía del poder del príncipe de los creyentes, 'Alî (P) que lo realizaba como un asunto social en diferentes formas; por ejemplo, en el asunto del Jardín de Fadak, la esencia principal del propósito de Fátima Zahra' (P) fue la perseverancia para defender el derecho y supremacía del poder. Inclusive su última voluntad fue que la velaran y enterraran ya entrada la noche para que su tumba quedara en el anonimato. Esto en realidad muestra la continuación de su presencia en las escenas políticas y sociales, la mesura de sus propósitos y magnificencia, ya que a cualquiera le gustaría que después de haber muerto lo enaltezcan durante la velación, el funeral y entierro, visiten y queden indicios de su tumba. Pero esta honorable dama sacrificó todo esto en el sendero de sus propósitos y mensaje que tenía a cargo.

 

  • ¿Sin tener en cuenta la posición de infalibilidad que poseía Fátima, qué aspectos personales, familiares y sociales fueron eficaces en la formación de las virtudes de Fátima Zahra' (P)?

Respuesta: Fátima Zahra' (P) desde la perspectiva familiar ocupaba una situación y estado excelente. Vino al mundo en la casa de un padre que era el mejor instructor y guía de toda la humanidad. Su madre tampoco fue una mujer común. Jadîÿah (P) fue una dama y en la época en que las mujeres sufrían de privaciones en todos los aspectos pudo edificar y administrar un gran comercio y enviar grandes caravanas comerciantes hacia otros países. Todo esto muestra los méritos innatos de esta mujer. En mi opinión lo más importante de lo que se ha dicho es la distinción perfecta, el entendimiento profundo y conocimiento exacto de los seres humanos por parte de esta dama, que con toda esa riqueza que poseía y esa situación y estado social que ocupaba propuso matrimonio a alguien que desde la perspectiva material no mantenía un estado preeminente en la sociedad, y desde la perspectiva de una situación laboral era un empleado de ella en su organización administrativa. Esto muestra la medida de delicadeza y agudeza que tenía en el entendimiento de los valores sublimes humanos, además con qué decisión y credo prefirió y eligió esto a los valores materiales. Cuando el Mensajero de Dios (BP) fue nombrado profeta, Jadîÿah puso todas sus riquezas a disposición de éste, y fueron utilizadas en la difusión del Islam. Fátima Zahra' (P) creció educada por un padre y una madre como éstos. Se desarrolló en el núcleo de una familia que ofreció su vida, todos sus esfuerzos y actos por la religión. Después, cuando se casó, se mantuvo al lado de alguien que también fue hijo espiritual del Mensajero de Dios (BP), educado por él y poseedor de la esencia de las virtudes humanas. Todo esto influyo en la formación de la personalidad sobresaliente de Fátima Zahra' (P).

La honorable Zahra' (P) fue hija del Mensajero de Dios (BP), hija de Jadîÿah, esposa de 'Alî (P), madre de Hasan y Husaîn (P), de Zaînab y Umm Kulzum. Quiero agregar que lo más importante es que "¡Fátima fue Fátima!". En ocasiones la personalidad y rango de una persona se debe al reconocimiento que se le hace a su padre a su madre o a otros. Pero la personalidad de la honorable Zahra' (P) además de tener todas estas notabilidades fue por ser "Fátima" y como consecuencia de su personalidad innata.

En las salutaciones que nos han llegado de los tiempos antiguos de los Inmaculados Imâmes (P) por lo general a esta honorable la nombramos mencionando a otros, por ejemplo, decimos "Fátima hija del Mensajero de Dios (BP)" o "Fátima (P) esposa del Imâm 'Alî (P)", etc., primero es porque era necesario para la gente de esa época enfatizar respecto a este parentesco y relación, y la gente se percatase de este asunto que ellos son ese Ahl Baît (familia) del Mensajero de Dios (BP) y recordar aquello que habían escuchado del Sagrado Corán y de las palabras del Mensajero de Dios (BP) respecto al rango de su Ahl Baît.

En la historia vemos repetidas veces que los Inmaculados Imâmes (P) hicieron énfasis en este aspecto para que la gente, en caso de no poder entender las demás virtudes de estos Inmaculados por lo menos no olvidase éstas y los conociesen a través de este sendero.

Otro asunto fue el que cuando nosotros llamamos a Fátima Zahra' (P) bajo el nombre de "Binti Rasulil.lah" (hija del Mensajero de Dios) significa que ella es la hija verdadera del poseedor del rango de la profecía. Es diferente que utilicemos estas palabras o, por ejemplo, digamos "Binti Muhammad (BP)" (hija de Muhammad), que aquí la persona y la relación corporal no es tan importante, sino que más bien menciona la personalidad del individuo y la relación espiritual de ésta.

 

¿Qué esperaba Fátima Zahra' (P) de la gente con su sermón histórico en la Mezquita de Medina y cuál era la causa de su enfado?

Respuesta: El tan importante y delicado sermón de Fátima Zahra' (P) en la Mezquita del Profeta (BP) y entre los compañeros cercanos de éste, es un suceso muy interesante que muestra la gran profundidad de la personalidad de esta honorable. Un sermón tan elocuente y tan lleno de significado dicho por una mujer que sufría por haber perdido a su padre, y en esa época de la historia, con todas esas contrariedades, con todos esas dificultades y limitaciones, muestra el deseo de llevar a cabo una obligación social.

En este sermón Fátima Zahra' (P) hace mención a las experiencias evidentes de la ayuda que esta comunidad prestaba al Mensajero de Dios (BP) y la situación que existía en ese entonces la consideró como contraria a lo esperado. Aquello que parece ser es que Fátima Zahra' (P), desde su infancia, fue testigo de todos los sufrimientos de su padre, experimentó el boicot en el Shib' Abi Tâlib (valle de Abi Tâlib), vio como torturaron a los musulmanes, sintió con todo su ser el hambre y las presiones que tuvieron que soportar éstos en el sendero del avance de la religión, fue testigo de todas las resistencias, los esfuerzos, las emigraciones y los martirios. Recuerda todas las situaciones y condiciones desde que los musulmanes inclusive aun no podían realizar fácilmente sus ritos religiosos hasta que los musulmanes encontraron grandeza y entonces el desarrollo y la expansión del Islam encontraron velocidad.

Fátima Zahra' (P) tenía esperanzas en el futuro del Islam y se esperaba que muy pronto la luz del Islam iluminara todo el mundo. Todos estos triunfos, por una parte, eran como consecuencia de los esfuerzos y liderato del Mensajero de Dios (BP) y, por otra, el ofrecimiento y unicidad de palabra de los musulmanes. Pero ese día, contrario a todo lo esperado, sentía que el avance del Islam se enfrentaba a un problema muy serio. No existía continuación del liderazgo divino ni de la unicidad de palabra en la comunidad islámica. Se encontraba indignada: "¿Qué sucedió con todas las recomendaciones que hizo mi padre: 'aferraos a la cuerda de Dios'?" Ella conocía la sabiduría, infalibilidad, abstinencia y administración de 'Alî (P) y observaba como toda la gente había pasado por alto las recomendaciones y palabras divinas del Mensajero de Dios (BP) respecto a 'Alî (P). Todos los sufrimientos de Zahra' (P) fueron al ver la distancia y profunda hendidura entre aquello que debía haber ocurrido y aquello que estaba sucediendo.

 

En ocasiones presentan a la personalidad y vida de Fátima Zahra' (P) y de los Inmaculados (P) llenas de tristezas acompañada de sufrimientos ¿Acaso esto es correcto?

Respuesta: Aquello que se presenta como la peculiaridad más importante respecto a la personalidad de los Inmaculados Imâmes (P) y de Fátima Zahra' (P) es que sus pensamientos, moral y comportamiento deberá ser un ejemplo y modelo para la gente, ya que fácilmente puede decirse que en su ser se visualizaba el Islam en todo su significado. Nuestro afecto hacia los Inmaculados Imâmes (P) es la tendencia hacia los modelos completos visualizados de los preceptos, creencias y valores islámicos.

Nuestra obligación ante los Inmaculados (P) de la religión es que los aceptemos como un modelo completo divino, entendamos sus pensamientos, obedezcamos sus órdenes y organicemos todas las fases de nuestra vida según las normas aceptadas por ellos. El asunto de que el Mensajero de Dios (BP) sea un modelo, a lo que el Sagrado Corán dijo:

﴿ لَكُمْ فِي رَسُولِ اللَّهِ أُسْوَةٌ حَسَنَةٌ ﴾

«En el Enviado de Dios tenéis, ciertamente, un bello modelo». (33:21)

Es un fundamento y dice que debemos antes que cualquier otra cosa observar a los Inmaculados (P) desde esta perspectiva.

El Mensajero de Dios (BP), los Inmaculados Imâmes (P) y Fátima Zahra' (P) cada uno se vieron también afectados por una serie de sufrimientos y dificultades del mundo, y es una realidad que ellos como consecuencia de su deseo por establecer la verdad y la justicia y como razón de su extraordinaria incompatibilidad con lo falso, fueron oprimidos por sus enemigos. Nosotros debemos acompañarlos en sus tristezas, sentir compasión de ellos y llorar sus tragedias. Esto es necesario para acompañarlos y seguir el mismo camino que ellos siguieron. Pero aquello que es más importante y fundamentalmente debemos decir es que el valor del duelo y el llanto es que debemos aprender de ellos, de sus palabras, de sus actos y de toda su vida. Nuestras reuniones de duelo también deberán ser realizadas con este mismo propósito. Por desgracia vemos que esta situación ha cambiado; o sea nosotros en lugar de aceptar a nuestros líderes como modelos, y tomar lecciones de la vida de éstos, dejamos todo esto a un lado y sólo lloramos por sus desgracias.

Por ejemplo, el Imâm Husaîn (P) no fue a Karbala para ser martirizado y para que nosotros lloremos por él y vayamos al cielo. Su viaje a Karbala tenía un "propósito" el cual es que nuestra obligación fundamental en relación con este honorable es seguir ese "propósito". Este es el mejor servicio y acto que alegra al Imâm Husaîn (P) y tiene una gran recompensa. El significado verdadero de "imâmat" y "wilâîat" es este mismo y el asunto con los demás Inmaculados (P) es similar. Nosotros debemos saber por qué la honorable Zahra' (P) se comportó así y se defendió, por qué pronunció ese sermón, por qué insistía en el asunto del Jardín de Fadak y otros. Debemos saber cuál es nuestro deber como musulmanes shiítas, seguidores y amantes de Fátima Zahra' (P). Hemos dejado al olvido todos estos aspectos y sólo no dedicamos a llorar.

Claro está en las narraciones encontramos que llorar para el Imâm Husaîn (P) tiene gran recompensa y es correcto. Y cuando lloramos lo hacemos por el Imâm Husaîn (P) cuando se encontraba en Karbala rodeado por el enemigo, sentían sed tanto él como sus hijos y fueron martirizados. Estas lágrimas no tienen un valor real. Pero si lloramos por el Imâm Husaîn (P) porque este hombre con esplendor se levantó para defender el Islam y sin ninguna duda ni vacilación, con todo su ser se enfrentó (en esa guerra civil) ante lo falso y resistió en el camino de Dios todas estas dificultades y, al fin, fue martirizado tiránicamente por la ingenuidad, torpeza, mal interpretaciones, negligencia, falta de cumplimiento de los deberes, flaqueza, por aquellos que pensaban sólo en su bienestar y ambición, por aquellos que a sí mismos se consideraban la comunidad del honorable Mensajero de Dios (BP) y seguidores de la religión de este honorable. Estas lágrimas tienen valor, estas lágrimas significan ir por el mismo camino y acompañar a Husaîn (P), o sea, ser un shiíta.

Si nosotros lloramos por Fátima Zahra' (P), porque era una joven de dieciocho años que no había visto nada bueno del mundo, se le había tratado opresivamente, le habían usurpado el Jardín de Fadak, etc. Este llanto no tiene valor. Llorar para Fátima Zahra' (P) tiene valor cuando nosotros entendamos que la honorable Zahra' (P) era tan firme e insistió para conseguir un propósito soportando todas esas tragedias. Se puede llorar en dos formas para un mártir: en ocasiones por no haber contraído matrimonio, por no haber visto nada bueno en este mundo, que esto no tiene valor. Pero en otras ocasiones hace temblar al alma de cualquier hombre el esplendor, la belleza y grandeza de sus actos, haciendo rodar las lagrimas de los ojos de éstos; o sea, llorar por no aceptar que lo falso domine y tenga poder en el mundo, este tipo de llanto es formativo y motiva, fortalece la existencia del ser humano, llena de fervor en el camino de Dios, y tiene valor. Es realmente una tragedia el que nosotros hayamos perdido esta perspectiva y hayamos recorrido otros caminos. Todos tenemos la obligación de remediar esto. Mientras no lo solucionemos muchas de nuestras dificultades quedarán latentes.

 

  • ¿En su opinión dónde debemos buscar la raíz de estas dificultades?

Respuesta: Aquéllos que propagan estos asuntos más que otros son los predicadores y panegíricos. Los predicadores deberán dilucidarse con razones para que puedan realizar en forma perfecta su cometido. Deberán conocer al Imâm Husaîn (P), a Fátima Zahra' (P) y a Zeînab (P) y presentarlos correctamente. Los panegíricos deberán documentarse y explicar a través de sus poemas el propósito de este movimiento. Si los panegíricos ponen atención en estas perspectivas, y en las reuniones de luto muestren bien y verdaderamente la personalidad de los líderes de Dios para que su mejor interés sea aprender de ellos, este problema se solucionará, y ¡deberá solucionarse!, ya que la situación actual en verdad no es la correcta.

La gente también deberá justificarse que al hacer una reunión laudatoria, predicar y presentarse en las reuniones realizadas para el Imâm Husaîn (P) puede ser beneficioso cuando a través de éstas puedan ser dados a entender los propósitos y enseñanzas de este honorable. Llorar tiene efecto cuando es por el sendero y el propósito del Imâm Husaîn (P). La gente debe ser muy cuidadosa de no aceptar cualquier cosa que se diga en estas reuniones. Algunos predicadores, para que la gente llore, mencionan cualquier tipo de palabras infundadas y mentiras. En ocasiones pronuncian frases que rebajan el rango y personalidad de estos honorables, inclusive más abajo que el de cualquier persona común. De cualquier forma aquí también domina la ley de "dar lo que se pide". Ya que el público quiere llorar, los panegíricos y predicadores también insisten en este asunto para hacer llorar a la gente, aunque sea adjudicando argumentos falsos a los Inmaculados Imâmes (P). No hay que olvidar que mentir es un pecado y algo ilícito, y mentir respecto a los Inmaculados Imâmes (P) es todavía un pecado más grande. Algunos, sin contar con la capacidad necesaria, dicen mentiras acerca de los Imames y se hacen famosos. Entonces en forma alusiva presentan falsos aspectos respecto al rango de los Imâmes (P) y de las obligaciones de la gente respecto a ellos, y temas tales como la intercesión y otros. En las reuniones de duelo también prevalecen métodos inconvenientes. En mi opinión la responsabilidad principal de guiar estos programas se encuentra en manos de los sabios religiosos. Los sabios religiosos deberán analizar la verdad y transmitirla a la gente y no deberán disimular ante ésta. Tal y como el gran mártir Motaharî (la paz sea con él) treinta años atrás en sus pláticas registradas en el libro "La epopeya de Husaîn", expuso temas muy interesantes. En ese entonces, que era muy diferente a hoy día, él tuvo esa valentía para decir la verdad. En nuestra época contamos con más libertad para hacer propaganda puesto que la gente cuenta con más agudeza. Los sabios tienen la obligación de evidenciar este tema, y no deben dejarse influir por el público y seguir o confirmar cualquier costumbre o método utilizado en la sociedad. Cuando se quiere decir la verdad no deberá temerse de que algunos se molesten. Todos los sabios deberán decir: "los escritores, la radio y televisión, todos deberán cumplir con sus deberes", de lo contrario el futuro empeorará cada día. En los últimos días del régimen anterior, y en el momento en que la revolución llegaba a su cúspide nuestras reuniones religiosas tenían mejor forma. Recuerdo que en los púlpitos no se podía hablar directamente respecto a los asuntos referentes al gobierno y al régimen, y se transmitían estos mismos argumentos a través de un análisis del levantamiento del Imâm Husaîn (P) y sus propósitos. Pero hoy día que se deben tratar en forma profunda estos asuntos, han sido olvidados y hemos regresado al primer escalón. Si queremos realizar alguna reunión o trabajo bajo el nombre de "religión" deberemos hacerlo según las leyes religiosas. Un trabajo recompensado no es un acto innovado y al gusto de la persona. Deberá analizarse si el acto tiene una razón legal religiosa o no. Si acuerda o no con los fundamentos, valores y propósitos religiosos. Pero ¿acaso esto puede hacerlo cualquiera? Son los sabios los que tienen que hacerlo. Deberán analizar los métodos de lamentación y el contenido predominante, ver de dónde viene lo falsificado, con qué propósito, en qué forma influye en la sociedad y reformarlo en caso de que sea incorrecto. Deberá tenerse mucho cuidado especialmente en los programas presentados por la radio y televisión de la República Islámica, en las reuniones y de aquellas personas que se hacen programas y son puestos al aire, deberán ser bien reconocidos sus pensamientos y actos saludables.